31/12/11



No hace falta que los milagros sean cosas impresionantes que sucedan.
No hace falta que sean cosas que nunca hayas visto antes.
No hace falta que todos lo reconozcan.
No hace falta que todos lo sepan.
No hace falta que todos lo vean.


Cada sonrisa, cada segundo, cada alegría, cada recuerdo, cada lagrima, cada emoción, cada rayo de sol, cada nuevo día… cada instante que se tiene para vivir es un milagro.


En esta semana, simplemente en estos 7 días he coleccionado tantos milagros como los granos de arena de la playa. Cada sonrisa fue un milagro, cada lágrima lo fue, cada instante de silencio, cada nuevo día, cada paso que di. Pero no quiere decir que esta semana sucedieron los milagros, si no que me di cuenta de lo que son.


Mañana es 31, último día del 2011, un año en el que me di cuenta que acumule, muchos milagros, quizás alguno pequeño o quizás uno muy grande, pero al fin y al cabo, milagros.


No queda mucho más que decir, si no…


Bienvenido 2012, y les deseo a todos y cada uno de ustedes que recuerden cada milagro que han vivido y sepan que por cada nuevo día ya se ha realizado un milagro.


Feliz nuevo año.


No tengo nada para que lean, no he terminado lo que había hecho para navidad y me parece que ya es lo suficientemente tarde para publicarlo, y no tengo cabeza para el de año nuevo, por eso les publico este. Un beso a todos.

2 comentarios:

Kassi dijo...

Feliz año cariño espero todo te vaya bien en 2012 *-*

Carly! dijo...

http://vidas--pasadas.blogspot.com/
Pasate!! :D