12/9/11

Mi otra mitad (mejorado) Cap. 1 - El largo, largo viaje.



CAP 1. El largo… largo viaje.

-Bueno, ya sabes lo que haremos mama, no quiero vueltas atrás, no quiero cosas raras ¿muy bien? – pregunto ella entornando los ojos color caramelo.
-¿Quién es la madre, tú o yo? Por favor responde con la verdad.
-Por supuesto que soy yo.  – ambas rieron.
-Te extrañare mucho Kate. – dijo su madre mientras la abrazaba con delicadeza, sin poder evitar las lágrimas que caían suavemente por sus mejillas.
-Y yo a ti Elizabeth… - al ver su ceño fruncido rectifico - digo, mama, lo siento… Por favor… ¡Por favor! Prométeme que te vas a cuidar. – dijo Kate mientras se separaba del abrazo de su madre y la veía.
-Lo hare, y tu prométeme que te cuidaras igualmente. Estarás muy lejos de donde estaré yo… eso me aterra mucho.
-Mama, son solo 2 estados de distancia o algo así, no creo que mueras. Y además, le estarás dando vueltas al lugar. Te conozco.
-No, pero igual. Ya no estarás en la casa… eso me saca de mis casillas.
-Y… ¿Cuándo has estado en ellas? – pregunto riendo Kate mientras volteaba al sentir acercarse un autobús… el autobús que debía de tomar. – Cuídate, y escríbeme. Por favor. – corto intentando que esta despedida terminara lo más rápido que se pudiera.
-Te amo. – dijo su madre mientras volvía a abrazarla y la soltaba a los segundos. Le entrego sus maletas, y vio como el gran autobús se estacionaba muy cerca de ellas. – Recuerda que tienes que subir al autobús hasta que llegues hasta la estación del tren, te subes y no te alejaras de la ruta M6 ¿muy bien? Luego agarraras la trasferencia a la M62. Llegaras hasta Liverpool y allí esperaras a que tu papa venga por ti, justamente te bajaras en Broadgreen.
-Está bien mama. Lo sé y lo entiendo. Lose, lose. No me perderé… - aseguro ella aunque se había perdido a mitad de la explicación… Pero tenía todos ello anotado y estaba todo listo.

Kate se dio la vuelta y tomo su maleta con las manos temblorosas y sudadas, sin detenerse a mirar hacia atrás, llego y subió un escalón y titubeando miro a su madre de reojo. Sus ojos se aguaron sin poder detenerse pero no quiso devolverse sabiendo que si lo hacía no podría volver a montarse. Así que con mucho pesar subió otro escalón y finalmente entro al autobús, no había muchas personas dentro, los tapizados de los asientos eran rojos y las ventanas tenían cortinas rojas más claras, el piso era de metal.

Se acerco rápidamente y subió con cierta dificultad su maleta hasta el maletero y se sentó en dos puestos vacios en mitad del autobús, se acomodo poniéndose contra la ventana. Al ver a su madre parada viendo hacia el autobús se despidió con la mano, y noto como las lágrimas bañaban sus mejillas, se las seco a los segundos, y devolvió el gesto con más rapidez de la necesaria.

A los segundos siguientes, su madre se dio la vuelta y se fue, dejándola a ella mirando por la ventana y haciendo que sus mejillas se humedecieran por las lágrimas que caían sin control. Ella extrañaría de una manera impresionante a su madre… y ella sabía que se había ido tan deprisa para evitar que espichara un caucho del autobús con su tacón y así evitar que se fuera, o para no llorar sin control, lo que fuera, ella sabía que su madre, tanto como ella, odiaban las despedidas. Sin darse cuenta ya no podía parar de llorar.

Pero pronto se dio cuenta que debía de dejar de llorar, y que debía superar eso, no era el fin del mundo, la seguiría viendo igual, y no cambiaría su cariño entre ellas, además, esto lo estaba haciendo por su bien, la situación en su “hogar” se había salido de control.

Su madre se había vuelto a casar y su esposo se la pasaba de viaje en viaje y las deudas se iban acumulando, hasta el punto que su madre atravesaba la crisis económica en la que debía hasta su vida, todas sus cosas estaban hipotecadas, por el simple hecho de que ella debía de sobrevivir y también su hija, y las deudas no dejaban que pudieran vivir sin presión, eso obligaba a que tuviera dos empleos uno en la mañana y otro en la noche, y sin embargo no tenía suficiente dinero para pagar ni una quinta parte de lo que debía, para mantener un hogar y para alimentar y cuidar a una adolescente de 17 años… Así que para el bien de ambas, habían decidido que Kate se mudaría con su papa… con el cual ella se había divorciado hace mucho tiempo.

No había sido una decisión fácil, y había requerido meses de planear, de arreglar, y de convencer… Kate sabía que sería lo mejor, le quitaría un peso a su mama y además, podrían así vivir mejor ambas, pero más que todo lo había decidido su misma madre, intentando que su hija tuviera un hogar, una protección, una manera de vivir que no cambiara cada vez que no pudieran pagar la renta. Y aun con todas las crisis y problemas sufridos, Kate siempre había tenido una buena educación y pan en cada comida durante el día, pero su madre dudaba que así siguiera siendo, y por ello tomaron la decisión de mandarla a un lugar estable, hasta que todo se arreglara.

Ella se recostó contra el espaldar de su asiento y cerró los ojos, escucho unos pasos que subían y al tiempo, el autobús se encontraba lleno hasta el tope, pero el asiento conjunto seguía vacio, era el único… cuando entonces, el conductor tomo su asiento y emprendió el camino, el autobús no se detuvo ni un preciso momento al arrancar, solo las paradas acostumbradas hacían que el autobús se detuviera y alguien subiera, o bajara. Ella a los minutos tubo la ligera sensación de que alguien la observaba, volteo su mirada hacia el par de asientos conjuntos pero la señora de aproximadamente 50 años estaba sumida en una revista de gaticos y el señor que Kate apostaría que era su esposo estaba tranquilamente dormido. Así que se decidió a mirar por la ventana como si alguien pudiera verla por allí, como si el viento tuviera ojos y la mirase, pero en realidad no, todo estaba en calma, la carretera se borraba poco a poco, las manchas verdes de los arboles se difuminaban al igual que el color de la arena, y entre otras cosas, el paisaje era muy hermoso, y ella no hizo más nada que ver por la ventana, pero no se dio cuenta en qué momento sus parpados se cerraron.



***

-¿Por qué te detienes? – pregunto una voz gruesa y perfecta a sus espaldas, mientras que veía como un camino de graba de extendía a lo largo de su vista, rodeado de aguas de color azul oscuro, que se podrían apostar a que eran de una gran profundidad.

-En primer lugar… ¿Por qué corría? – Kate se volteo mientras hacia la pregunta pero no encontró a nadie atrás de ella, solo agua, al parecer al dar los pasos que daba el camino desaparecía, dejando en su lugar, solo agua.

-No lo sé, te vine siguiendo desde muy lejos de aquí, siempre corres. – respondió con un tono juguetón aquella voz. Ella volteo a todos lados notando que no había nadie alrededor a menos que viniera del agua, pero cuando ella se iba a acercar a comprobar su teoría, aquella voz dijo – Si yo fuera tu no lo haría, es muy profundo y si caes dudo que vuelvas a salir.

Ella tomo aquella advertencia muy en serio y siguió con su camino, mirando como iba desapareciendo al momento en que ella caminaba, los pedazos que dejaba atrás se los tragaba el mar, y el camino se hacía interminable, aquella voz no volvió a interrumpirla, pero si una risa que resonaba cada vez que se detenía fatigada. Pronto sintió deseos de correr y sin saber por qué ni como si estaba agotada, inicio a correr lo más rápido que podía, sin detenerse, sin respirar prácticamente, fue como una alarma que se prendió en su interior sin tener si quiera sentido, pero se hallaba corriendo, al momento se dio cuenta del porque, ella escuchaba como había sonidos que la seguían, como un batir de alas, con los nervios que sentía y la adrenalina que le corría por la venas aventuro a voltear la mirada, cuando lo hizo vio lo que era, una sombra que la seguía, grande más o menos el doble de su tamaño y de su grosor, que sobrevolaba el agua en la que antes había estado el camino que ella había seguido, la sombra o cosa era negra y grande, al mostrar sus dientes eran amarillos y afilados como los de un perro o un cocodrilo, al notar ello Kate perdió el equilibrio presa del pánico que sentía en ese momento y la voz divertida que había oído anteriormente, hablo en su mente, pero esta vez en vez de estar divertida,  estaba exaltada y asustada y le grito:  “¡¡¡CUIDADO!!!” aunque no fue a tiempo para alertarla en realidad, porque no pudo evitar que cayera al agua al enredarse uno de sus pies con el otro, en el momento en que perdió el equilibrio

Faltaban centímetros para que ella entrara en el agua…




Kate despertó en el autobús sobresaltada, y con gotas de sudor perlando su frente y cayendo por sus mejillas, volteo su mirada con los ojos entornados y vio que se había sentado a su lado un pequeño niño de más o menos 8 años, y la miraba asustado, ella para infundirle al pequeño tranquilidad le sonrió y él después de unos segundos correspondió al gesto, lo cual hizo calmar a Kate de una manera poco usual “Solo había sido un sueño” se dijo. Pronto el niño siguió mirándola y le dijo:

-¿Estás bien? ¿Tuviste un mal sueño? Gritabas… - dijo el pequeño mirándola con curiosidad y miedo mezclado.
-Sí, sí, solo fue eso… un mal sueño. – dijo ella como calmando a su mismo corazón, a su misma mente, había sido tan vivido, aun la imagen de esos dientes afiliados se reflejaba cada vez que cerraba sus parpados, y tampoco podía dejar de oír esa divertida risa en su mente.
El chico que se encontraba a su lado tenía el cabello color negro, la piel color café y sus ojos cafés también,  se dibujaban unos hoyuelos en sus mejillas al sonreír, lo cual le daba a su rostro una expresión angelical.

-Me gusta el color de tu cabello – dijo el pequeño tomando uno de los mechones de cabello de ella.
Kate tenía el cabello color rubio oscuro, tirando a café, los ojos los tenia entre una combinación de café y miel, eran muy hermosos, era de piel blanca y de contextura delgada, pero definida. El chico la miraba como si reconociera a alguien en ella.

El resto del viaje fue igual, el pequeño niño le preguntaba algunas cosas y ella respondía con total naturalidad a lo que podía, y a lo que no simplemente le cambiaba el tema, los padres del niño se encontraba sentados hasta atrás, viajaba con ellos a visitar a su abuela en california, se bajarían a la estación cercana al aeropuerto. El pequeño tenía una hermana mayor, de 15 años que se había mudado con su abuela y la iban a ir a visitar por unas semanas, pero luego volverían a su casa en Birmingham, ella simplemente le dijo que iba a vivir con su papa por un tiempo, y cuando él le pregunto que porque viajaba sola, simplemente desvió el tema hablando de música. Pronto un gran letrero les aviso que la parada a la que se dirigía estaba cerca, en el lugar en el que ella debía de tomar el tren, así que se despidió de su pequeño amigo y salió con su maleta, allí pregunto a un guardia hacia donde quedaba la estación y él le señalo el lugar.

Kate subió sus maletas y luego se subió ella sentándose en uno de los puestos más apartados, la mitad del viaje fue tranquilo, y aburrido, ella simplemente saco su mp3 un poco obsoleto y se puso a escuchar las canciones que quería, entre ellas música de todo tipo, escucho un poco de Merengue, Hip hop, rock… pero por sobre todo reprodujo una y otra y otra vez sus dos canciones favoritas, Wake me up inside y I miss you, de Evanescence y Avril Lavinge respectivamente, fueron canciones que marcaron mucho su vida, y muy hermosas, aunque pues… extrañas, quizás.

Las estaciones pasaron rápidamente, y el ambiente era frio y húmedo al momento en que se movía el tren, era un movimiento lento pero lleno de magia, era hermoso ver los arboles y todo el paisaje verde que se extendía a lo largo de su campo de visión mientras el tiempo pasaba. A los minutos estaba pasando un carrito, en el que vendían una que otra golosina, Kate no tenía hambre, pero los nervios la tenían trastornada, así que saco un poco de dinero de su bolsillo y compro un chocolate, empezó a comérselo con algo de aburrimiento y al pasar las estaciones, simplemente se ocupo de ver por la ventanilla. Unas estaciones después entro un chico que se sentó a su lado. Se sentó sin decir palabra, pero luego empezó a mirar a la chica que tenía a su lado y sin reflexionar, simplemente por las ganas que tenia de iniciar una conversación, hizo un comentario un poco divertido, o al menos, para él.

-Disculpa… pero… ¿Por qué sudas? – Pregunto el chico mientras ella volvía su rostro de la ventanilla – Disculpa, pero es que afuera y aquí adentro hace un frio de los mil demonios… y tu sudas.
-Ah… no hay cuidado – rió divertida ella por unos instantes – es que yo siempre estoy fría, y soy friolenta, pero en momentos en los que estoy nerviosa, el frio para mi, pareciera que se trasladase a calor… algo poco común.
-Ah… claro… pero bueno, que extraño... pero divertido a la vez… - el miro extrañado y fascinado por un minuto con los ojos de ella y soltó sin más – ¿El color de tus ojos también cambia? Apropósito, nunca había visto unos ojos tan hermosos. – Kate enrojeció al oír tal afirmación y puso sus ojos en blanco mientras mostraba una sonrisa.
-Pues según mis amigos cambian comúnmente y muy seguido. Aunque no lo sé… Gracias por el cumplido. ¿Y tú? – pregunto ella, deteniéndose a mirar los ojos de aquel chico, los tenia verdes como el paisaje a su alrededor… Su cabello castaño y su piel un poco bronceada, pero blanca al fin y al cabo.
-Pues mis ojos, son y siempre han sido verdes. – rieron ambos mientras ella hacia a un lado su mp3 y lo metía en su bolso. – Bonito… ¿mp3?
-Sí, un poco obsoleto diría yo, pero bueno, por lo menos tengo alguna manera de escuchar música.
-Si… ¿A dónde te diriges? – pregunto tranquilamente él.
-Pues, iré a Liverpool, viviré por un tiempo con mi papa. ¿Y tú?
-En realidad voy a visitar a mi tía, y tal vez a vivir por un tiempo con ella. No lo sé. Así que por eso estas nerviosa…
-¿Disculpa? – pregunto repentinamente perdida ella.
-Dijiste hace uno minutos que eres friolenta y que cuando estas nerviosa el frio se traslada para ti a calor… y supuse que por el viaje es que estas nerviosa.
-Ahh – Kate entro en cuenta de su frase y luego asintió – pues sí, llevo mucho sin ver a mi papa, y bueno, eso siempre es un motivo de nervios.
-Sí, lo sé… Yo no tengo la mejor de las relaciones con mi tía… Eso me crispa los nervios. Casi que veo su rostro y mi piel se eriza. Eso mata. ¿Sabías? – por el tono que empleo para esa frase el efecto que causo no fue el de asustar, si no muy por el contrario de divertir a Kate que sin detenerse rompió a reír.
-No te burles de mí – respondió algo ofendido y algo fingido el chico que se divirtió al ver el cambio de expresión de Kate al pensar que lo había ofendido de algún modo. Por lo cual ahora fue el turno de él de romper a reír. – Solo me burlaba un poco de ti…
-Eres muy malo… - dijo riendo Kate al haber comprendido. Luego las risa se detuvieron por unos instantes y él dijo.
-Apropósito… soy Javier…
-Mucho gusto… Kate. – y estrecharon sus manos con una sonrisa.
-Lindo pero curioso nombre… ¿de dónde vienes?
-Bueno, yo nací en América, pero de algún extraño modo que aun no comprendo mis padres se mudaron para acá. Vengo de Londres… Un lugar pequeño llamado Nechells… no sé si lo conozcas…
-Creo que lo he oído alguna vez… Pero no estoy muy seguro, yo siempre he vivido aquí, pero siempre viví en Londres igualmente… Aunque… bueno, bueno nada.
-¿Historia complicada?
-Más de lo que me atreva a admitir.

Ese cambio de tema fue algo incomodo así que se quedaron callados por un buen rato, simplemente metidos en sus pensamientos y sintiendo la tensión en el ambiente hasta que el rompió el hielo preguntándole si bailaba, a lo que ella dijo que si, era una de sus pasiones, era divertido bailar, aunque a veces no le fuera tan bien como deseara. Era simplemente un hermoso pasatiempo, como el patinaje, como el dibujo, como la pintura, como el piano…

Al poco tiempo él se tuvo que levantar su estación estaba algo más adelante que la de ella así que se levanto y tomo su maleta.

-Me dio mucho gusto conocerte Kate. –Sonrió con felicidad. – me hiciste pasar un bonito viaje. Espero que nos volvamos a ver, pronto. Igualmente, estaremos en la misma ciudad, quien sabe, tal vez nos veamos.
-Si, quien sabe… Pero por si las dudas, ¿dame tu número? – el sonrió y se agacho sacando su móvil del bolsillo izquierdo del pantalón, y anoto el numero de ella.
-Nos veremos. – dijo con una sonrisa mientras salía del tren y se perdía con la multitud. Ella volvió su cabeza contra el cristal y se quedo acostada descansando y cerrando sus ojos a intervalos hasta que llego a su estación.

Sin darse cuenta estaba abajo con su maleta y caminando en dirección hacia unos bancos, su corazón latía demasiado rápido, y amenazaba con cortarse su respiración ¿su papa seguiría siendo igual que antes? ¿Habría cambiado tanto? Sus rodillas se juntaban y se separaban casi instantáneamente y sus ojos buscaban entre los rostros de las personas que había a su alrededor algún rasgo que le resultara familiar. Reviso la nota que tenía en una de las maletas asegurándose que no hubiera equivocado el camino o se hubiera perdido. Una ráfaga de viento azoto su piel casi cortándola, estaba helado, pero sin embargo debido a los nervios fue como aire caliente. Ella se jalo un poco la boina de su cabeza y saco de su maleta una bufanda amarrándola en su cuello y unos guantes que se los puso con rapidez en sus manos. Una mano de la nada toco su hombro y ella volteo sobresaltada, encontrándose con los ojos negros de su hermano. No había cambiado en nada, bueno, si en algunas cosas, sus ojos tenían la misma expresión divertida y alegre, su nariz se había perfilado mas, su piel estaba más blanca de lo que recordara pero aun estaba moreno, su sonrisa seguía siendo amable y perfecta pero sus dientes estaban menos blancos.

-¿Kate? – pregunto el sin saber si en verdad era ella, no se veían desde los… ¿8?
-¿Nico? – respondió ella a lo que él respondió abrazándola con mucho cariño para luego separarse y que tomaran las pocas maletas. Nico, aunque hiciera demasiado frio para Kate, para él eso era normal, así que tenía una simple camiseta verde con una chaqueta abierta negra encima y unos jeans con unos mocasines, se veía como si el clima estuviera perfecto y no como si estuviera tan helado que cortaba la piel.
Pero no dijeron absolutamente nada, simplemente caminaron hasta salir de la estación y fueron al estacionamiento, metieron el equipaje en la maleta del carro, algo pequeño, y subieron, mientras el sonreía y la miraba.

-¿Lista para ver tu nuevo hogar? – pregunto mientras ponía la llave en el contacto y reía por su expresión.
-Sí, aunque espero que no me mates mientras vallamos para allá. – ambos rieron mientras él se ponía en marcha y ella tragaba saliva pensando “ya estoy aquí, no hay vuelta atrás.”


***********
Holiiiis; 

bueno, como se pudieron haber dado cuenta, este es el primer capitulo de la recién cambiada "mi otra mitad" espero que les guste, es simplemente el primer capitulo, no he hecho los demás, porque quiero saber si uds. prefieren que borre la historia o que la continué a raíz de aquí, los personajes no cambiaran, cambiaran los momentos y uno que otro hecho, sera una mejor redacción y mejor dialogo, eso lo prometo, pero lo que no puedo prometer es como publicare ya que ahora intentare que los capítulos sean mas largos y mejores, y para mi como iniciare pronto con el instituto sera complicado escribir, dare mi mejor esfuerzo, pero claro, eso si uds. quieres que lo haga.

Igual, espero sus comentarios. 
Y lo que piensen de esto jaja. 
Un beso a todas las que se tomaron la molestia de leer esto; 
ah y tambien para invitarlas a mi otro blog... Es este. <- Click al link jaja.
Me gustaria que lo visitaran. 

Bueno, un beso a todas/os los que me leen.
Chai; y hasta la proxima entrada.
Ah, y el fic de mas alla de la muerte, esta haciendose jaja. Es medio complicado, ya que tengo que pensar como una muerta o.o; jaja. 
Pronto publicare(:

Un beso. Y ahora si.
Chaii

Cambio&Fuera.

9 comentarios:

DarkPrinccs dijo...

Hola querida, en verdad es muy linda tu historia, hay que tener una pesadilla asi cuando vas en el autobus!! Jajaja, yo no podria pegar un ojo sin saber que estuve al borde en el agua Jajaja
Es muy interesante, sigue asi!! A mi me encanta y creo que tiene mucho futuro, ademas de que es una trama muy bella =)
Mis saludos y abrazos desde la distancia, Au revoir

Atte: DarkPrinccs

agus; dijo...

Me gustó muchísimo! Lindo blog, te dejo el mío :) http://andwhatcomesnext.blogspot.com/ Suerte ♥

Luz.. dijo...

me encanta el capitulo... no hay problema si la quieres volver a hacer o seguirla de donde quedaste.. contal de que la hagas.. para mi esta bien...
besos

don vito andolina dijo...

Hola, preciosas letras van desnudando la integral belleza de este blog, si te va la palabra elegida, la poesía, te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen dçia, besos dispersos...

don vito andolina dijo...

Hola, preciosas letras van desnudando la integral belleza de este blog, si te va la palabra elegida, la poesía, te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen dçia, besos dispersos...

Eri55 dijo...

Me encanta tu blog! Es genial y me encanta como escribes! Espero que mires el mio:
http://www.quieresentrarenmidiario.blogspot.com/

Gonzaleeta dijo...

nenaaaa... dios amo tu historia es de lo mejor...
pliss publica prontooo
y pues siguemee por fis mil veces por fis pasa por mi blog leee y me dices que tal
se te quiere...
un beso
cuidate
bye.
PEace ANd LOve...

Luz.. dijo...

hola!!! pasaba de nuevo para avisarte que tienes un premio en mi blog..
besoss

Eri55 dijo...

Me encanta! Tu blog es genial! Espero el segundo capitulo pronto!
P.D.: Ojala te pases por mi blog:
http://www.quieresentrarenmidiario.blogspot.com/