24/4/11

Cap. 3


Cap. 3 No te hare creer que estas loco.

Los sueños de Brandon se llenaron de colores y sensaciones, aunque se despertaba prácticamente cada 10 minutos el agradecía cada segundo en el que podía pasar caminando por sus sueños y subconsciente sin recordar nada, no sentir ningún dolor, solo lo que él quisiera.

No pudo volver a conciliar el sueño a la 3era vez que se despertó.
Se quedo mirando con los ojos infinitamente rojos y desorbitados, no podía evitar sentirse culpable, ¡POR EL! ¡SOLAMENTE POR EL, ELLA HABÍA MUERTO! se recriminaba su subconsciente,


“Llegue tarde no pude haber hecho nada...”


“No hubieras llegado tarde si ni siquiera te hubieras ido”


“Yo… lo hice por su bien.”


“Busca una mejor escusa, que al menos TU te creas por favor, ¡LA OBLIGASTE A IRSE DE SU CASA… LA OBLIGASTES!”


“Yo no obligue a nada a nadie”


“Te fuiste por tu universidad, SABIAS QUE IRIA CONTIGO y no pudiste quedarte, ni siquiera intentaste buscar algo, y estando allá la abandonaste.”


“Yo… yo no, yo no quería que le pasara esto maldición.”


“Pero paso, y todo es por tu maldita culpa.”


“CALLATE; CALLATE, MALDICION, CALLATE”


“Soy tu mismo ¿Cómo demonios voy a callar lo que tú mismo dices?”


 “Yo no estoy diciendo nada…”


“Lo estas pensando maldito imbécil.”


El tomo una almohada y se la coloco en la cabeza y empezó a gritar como demente. Emma lo escucho y subió las escaleras hasta llegar a su lado, no pudo hacer nada, solamente miro atentamente como el gritaba y se levantaba, daba vueltas por la habitación y no paraba de gritar “Soy un maldito imbécil” pero ella aunque pensaba TODO absolutamente TODO lo contrario no podía opinar, no podía decir nada, ya que no la escucharía, figurativamente.
Pero todo empeoro cuando fue y se tiro en la cama y ella en ese momento si, se asusto, empezó a golpearla como psicópata, si seguía así podria dañarse… Eso era lo que ella menos quería.

-HEY, HEY ¡Para! ¡Para! ¡POR AMOR AL SEÑOR, QUE PARES! – grito ella mientras tomaba su mano. La sorpresa llego para ambos, al ver que su mano se detuvo, el sintió un frio que atronaba sus huesos y ella, simplemente no cabía en sí, LO HABÍA TOCADO.
Pronto ella lo soltó y el se quedo minutos viendo su mano… para luego soltar en un murmullo “Estaremos juntos, más allá de la muerte… pero…”

-¿Emma? – pregunto el viendo hacia la habitación, no a un punto fijo, pero ella ya no supo qué hacer… - ¿Emma… eres tú? – volvió a preguntar mientras le temblaba la voz, y miraba a la habitación, no veía nada, y ahora estaba diciendo “ESTAS ENLOQUECIENDO MALDITO IMBECIL, ¿CÓMO DEMONIOS VA A ESTAR EMMA AQUÍ?
“¿Qué diablos puede hacer una fantasma para comunicarse? ¿Si, soy yo? ¿Acaso puede oírme? No me oirá, y pensara que está loco, lo máximo que puedo hacer será mandarlo al manicomio” se recriminaba Emma, mientras decidía que no haría nada, aunque lo que más quería en estos momentos era decirle a James que no estaba solo, que ella estaba a su lado y que siempre lo estaría, pero sabía que lo que haría sería que él se sintiera peor y que creyera que estaba loco.

-¿Qué estoy diciendo? es imposible que ella esté aquí… pero…Emma, si me oyes, por favor dame una respuesta…
“NO, NO Y NO” decía ella en su mente, “NO LO HARE CREER QUE ESTA LOCO”
-Emma… se que estas aquí, lo siento, pero por favor di algo HAZ ALGO MALDITA SEAS, no… yo… no…por favor, ya ni sé que quiero o que no, por favor, dime que estas aquí…
Emma no supo si era el brillo demencial que tenía en sus ojos, no sabía si era la voz partida y dolida con la que decía aquellas palabras, no sabía si era por el amor que le tenía, pero no pudo hacer menos de lo que él le pedía. Ella se levanto pero no supo qué hacer ¿Cómo haría que él la escuchara…? O algo así… Empezó a recordar las películas y esas cosas así que empezó a golpear las paredes como loca, no sabía qué hacer, mientras más la golpeaba y al darse cuenta de que el no la oía se tiro al piso y empezó a llorar y gritar… ¿Por qué todo era tan complicado?

-¿Emma… eres tú? – ella subió la mirada y se dio cuenta de que el la estaba mirando exactamente a donde estaba, un pensamiento corrió a su mente rápidamente… “ME VE” Pero el solo veía una sombra, a la que no le encontraba forma. En ese momento los rayos de luz iluminaron la habitación y el miro hacia la ventana… Tal vez… tal vez solo estaba enloqueciendo… tal vez la resaca le había hecho eso… cuando volteo de nuevo hacia la sombra, ya no estaba, Emma se había levantado y estaba llorando en las escaleras, como en tantos momentos de su infancia.
***

Paso un mes después de ello y las cosas fueron de mal en peor, el ahora nunca salía de la casa, comía muy poco y lo que más hacia era beber, lo primero que consiguiera, el tabaco era su mejor amigo y casi nunca dormía, solamente cuando la borrachera le ganaba a su subconsciente y caía medio muerto en algún lugar de la casa. Emma lo seguía noche y día, y le perdía los cigarros, hacia lo imposible por qué no bebiera, ella se le paraba al lado y no dejaba de repetirle que comiese, y hasta que lo hiciera no lo dejaba vivir en paz, ella lo cuidaba aunque no pudiera contactar con él… el problema era que ella iba perdiendo la memoria, ya no recordaba algunas cosas de su infancia, no recordaba su 5to cumpleaños y tampoco su primer día en primaria, no recordaba a su primera amiga, ni que hubiera tenido alguna… Ella le asustaba eso, porque sentía que en algún momento se quedaría sin saber porque todavía estaba en este mundo y porque nadie la veía, ni tampoco la razón de su existencia… James. Aunque ella también desconocía porque todavía seguía aquí… había muerto, debería estar en “la tierra prometida” en “el cielo” ella había sido una buena cristiana y no entendía porque todavía seguía aquí.

Una noche ya pasada una semana desde que se había cumplido un mes de su muerte, James taba tirado por las escaleras después de haberse acabado su 10ava botella de tequila del mes.

Ella camino por la casa en silencio… Y miro la puerta del final del corredor del segundo piso… Ella sabía que le daría un gran dolor entrar allí, pero debía de hacerlo, ella tenía que, allí recordaría. Así que armándose de valor entro en la habitación.

Estaba tal y como la había visto hacia tantos años…Una cama baja con enredón rojo, viejo como la misma madre de James… La ventana cerrada y con telarañas, la misma grabada en la madera. “J&E” Emma paso sus dedos por esa marca y luego se volteo, ella recordaba perfectamente cuándo se hizo ese grabado… Ella tenía 16 años y ellos dos estaban juntos en un ambiente, en el que se podria decir romántico, él tenía un cuchillo a la mano, y grabo esas letras en la ventana para recordar este momento. La misma mesa con la misma capa de polvo encima, los mismos libros y los mismos cuadernos, ella se acerco y abrió con lagrimas en los ojos la gaveta de ese mueble, le costó un poco, pero ella ya estaba acostumbrada, eso era así.
Fotos, cartas, recuerdos… de ellos dos. Ese cuarto estaba lleno de ellos, mirara para donde mirara, recuerdos. Ella se acerco al closet el cual abrió y vio el traje de graduación de ambos, el de ella, azul y minúsculo, y el de él, azul GIGANTESCO, el disfraz de la fiesta de despedida, ella fue de pirata y el de egipcio. Ella no pudo hacer menos que acariciar la tela como si fuera algo bendito y volteo hacia la cama, los recuerdos allí, la golpeaban como si hubiera sido ayer, ella se sentó en el borde y tomo uno de los cuadernos que adornaban la mesa, y lo tomo entre sus manos, una de las cosas que le gustaba de ser un fantasma era el hecho de que no le daba alergia.

Paso su mano por la portada del cuaderno y una nube de polvo se desprendió de él, ella ojeo la portada, tenia grabado… “Live…” ella misma la había grabado en una de sus muchas visitas aquí. Lo abrió con delicadeza y comenzó a leer, ella recordaba que esto era un diario, o un cuaderno de dibujos, su nombre estaba escrito con una hermosa caligrafía y la de él, estaba al lado de su nombre. Ese cuaderno siempre fue de ella, pero un día lo dejo en esta casa, en esta habitación, y más nunca lo saco, ya que casi siempre, debía escribir algo al venir a esta casa, a los años, James lo leyó y ambos lo compartieron ya que… pues, entre ellos no existían secretos, ni pasado desconocido, ni nada más que un lazo inquebrantable.

Después de un momento no quiso seguir leyendo aquello, solamente dejo que el lugar la contagiara y pronto los recuerdos afloraron en su mente, este solía ser el cuarto de invitados, que pronto termino siendo su cuarto, su padre siempre había viajado demasiado, por su trabajo, y su madre había muerto cuando ella era una pequeña, y como la madre de James, era su madrina, y sus demás familiares no Vivian en Oklahoma, que era el lugar en el que ellos vivían de pequeños, en el que estaban ahora, había vuelto para enterrarla en el lugar de su nacimiento. Ella dejo que los recuerdos la golpearan, mientras James yacía inconsciente en algún lugar de la casa.

Los dos estaban acostados uno al lado del otro viendo la televisión, o diciendo que la veían… en realidad lo único que hacían era pensar. Ella estaba recostada en su pecho esperando a que la madre de él llamara para cenar, esa noche, ella se quedaría a dormir allí, y estaba en este momento recordando lo que debía hacer para literatura, tal vez tendría que escribir un poema, eso era trabajo de acostarse y inspirarse… pero no lo recordaba, tendría que pararse y buscar su cuaderno, lo cual ella no quería hacer. Él acariciaba el cabello de ella, pensando en su novia… aquella que se había besado con el mariscal de campo, en realidad, no sentía dolor, porque a decir verdad ella nunca fue lo que se diría “la única” o “la especial” o “su otra mitad” en realidad, a él solo le atraía, no más de eso, y él la querría como amiga y hasta allí, el lo que sentía era rencor, un rencor, absoluto. Cada vez que pensaba en eso su corazón se llenaba de rabia, ¿pero qué podía hacer? Vengarse, claro estaba, pero eso no era parte de él… aunque…

-Deja de pensar en esa perra… - dijo repentinamente Emma haciendo que él se quedara quieto y se tensara. – Si, se que piensas en ella… No entiendo porque, sé que no la quieres, ¿Por qué tanto dilema? – Ella se levanto y se apoyo en su codo mirando el rostro de James.
-Porque, no me gusta que me vean la cara de idiota, y nada, ni nadie me la vera, ni una perra, ni un maldito mariscal de campo – sonrió el.
-El rencor no es bueno James, tú lo sabes… - dijo ella titubeando.
-Soy mayor que tu, yo sé lo que es bueno o no, tu no.- la ceja de Emma se alzo tanto que casi se pierde en su flequillo.
-¿Qué? Por amor al señor, eres mayor por 2 años, y yo tengo 16, por Cristo, la diferencia, es RIDICULA.
-Dos años, puedes significar millones de diferencias pequeña – dijo riendo y ella se recostó en el colchón rendida, el era más necio que ella, por mucho. El la miro a los ojos y sonrió mientras se acercaba a ella y le daba un tierno beso en la mejilla.
-No hagas nada James, en serio – ella tenía sus ojos cerrados, pero sabía que él la observaba y que su ceño estaba fruncido.
-Pero…
-No quedes como el malo, el que se venga de una pequeña niña, porque así te harán ver los dos, no lo hagas.
-Pero… yo…
-NO LO HAGAS POR CRISTO – abrió los ojos y lo miro. Ella se levanto y se sentó y lo miro. - ¿Si? ¿SI? ¡¿SI?! – grito histérica mientras es reía y le decía.
-Muy bien, muy bien… no hare nada, pero solo por ti, pequeña – ella sonrió y se acerco a él abrazándolo, él le dio la vuelta y la dejo atrapada entre el colchón y el, y le empezó a hacer cosquillas y así mutuamente, hasta que terminaron en el suelo de la habitación riendo con las piernas sobre la cama.
-¿Y tú? – pregunto repentinamente.
-¿Yo qué?
-Tu novio.
-Pues bien
-Vamos, dime completo.
-Pues, el y yo… somos novios AL FIN, pero… no lose, creo que le quiero muchísimo, pero hay algo… o tal vez solo es mi imaginación, igualmente, le quiero muchísimo, no sabes cuánto James… ¡2 meses! – grito ella alzando las manos… ¿Por qué él sentía ese dolor cuando ella dijo eso? ¿Por qué tenía ganas de ir y matar a ese desgraciado?
-Me alegro por ti… - dijo el sonriendo tenuemente, ella no respondió. Los dos se quedaron callados por minutos.
-¡BAJEN! – grito la madre de James y los dos bajaron a cenar. La cena transcurrió despacio y en un profundo silencio, ambos pensaban en su vida, y en algo que los dos estaban callando. Comieron en silencio y luego subieron a sus habitaciones, el, hasta la suya, y ella a la de invitados. Se cambiaron y arreglaron, esa noche ninguno de los dos se acerco a la habitación del otro, para hablar por horas y horas… Cada quien se quedo en su cama, intentando conciliar el sueño, la primera noche, desde hacía años… en los que no hablaban hasta la madrugada, pero los sueños de Emma estuvieron a su favor, ya que la pesadilla que tuvo y los gritos que dio, atrajeron a James a su habitación. Los gritos salieron de la habitación de invitados y James se levanto y corriendo entro al cuarto.

-Hey… Hey, ¿estás bien? – pregunto James, el entro y se sentó a su lado, dejando en la mesa de noche la navaja que había tomado, en caso de algún ladrón. Ella sin esperarlo se tiro a sus brazos ¿Por qué? reacción lógica, imán, magnético, era extraño lo rápido que ella reaccionaba a su lado.

James la rodeo con sus brazos y se recostaron juntos, ella no abrió sus ojos, dejo que el perfume de él la embriagara y lo abrazo con tal fuerza que podria matarlo, pero a él no le molestaba en lo mas mínimo.

Ellos dos se recostaron en la almohada, ella simplemente sin hacer nada entre sus brazos y el acariciando sus cabellos y viendo la hermosa luz de la luna que se filtraba por la ventana. Sus respiraciones eran rítmicas y precisas. Calmadas.

“Más allá de la muerte… pero… ¿De qué manera?” se pregunto él, al recordar ese día, esa promesa que aun para los dos latía, y era casi que un mandamiento. Pero… en ese entonces fue con amistad ¿no? Y si solo era amistad lo que sentía… ¿Por qué le dolía de tal manera oírla hablar de otro?

Ella se levanto y miro alrededor y vio a James, su mano se dirigió rápidamente a la navaja y la sostuvo entre sus manos, luego miro a las estrellas…

-Mas allá de la muerte… - murmuro ella y el la observo, se levanto al igual y le quito la navaja de sus manos, acerco su mano a la ventana y dijo.
-Esa promesa sigue viva ¿Cierto? – Ella asintió y con la navaja empezó  a hacer un grabado en la madera… Pasaron minutos en los que ella simplemente lo observaba, al terminar, él le tendió su mano, ella la tomo y se acerco a la ventana. James había grabado “J&E” y ella lo abrazo mientras pasaba su mano por encima del grabado…
-Te quiero… - susurro ella. Y el simplemente la abrazo más fuerte.
-Y yo a ti… - “aunque no sepa de qué manera” culmino él en su mente mientras ambos miraban a las estrellas y oían la respiración del otro.



*************
Holiii*---*
Ok, me siento ENAMORADA de ustedes u.u OKNO jajaja
pero de verdad que les agradezco el mundo entero por comentar en este blog, de verdad que siii, veo que medio les gusta la historia, gracias al señor, porque es lo unico que puedo escribir. Les publicare el miercoles o jueves*-* Gracias por tenerme paciencia, espero que este capitulo no les de sueño u.u porque se que no fue OH WAOOO jajaja pero ya veran, en el proximo sera bueno(: 
Este es mas que todo el interludio*-* jajajajajajajja
Comenteen POR FAVOR
Un beso
Y espero que tengan una hermosa semana(:

chaiii(L)

4 comentarios:

escuchando palabras dijo...

nice!!! que tengas una bella semana...besitos

Luz.. dijo...

hermosa la historia!!!
espero que pase algo nose cualquier cosa paro que esten juntos...
visita mi blog:
elamortodolovale.blogspot.com
yo ya te sigo ... XD
publica pronto...
besos

Liz dijo...

como que es aburrido? A MI ME FASCINO! te juro que hasta se me salieron mis lagrimas al final. No TE MIENTO! jajajaj :D
a mi la verdad me esta gustando mucho esta historia
espero que publiques pronto y que la sigas hasta donde puedas (de preferencia haz mas temporadas jajajaj)
espero que este todo bien
cuidate
bye ♥

Roxana dijo...

ami me encanto el capitulo me gusto no creo que sea aburrido ni nada por el estilo :D
te espero en mi blog
besitosss
te quiere luna de amanecer