17/12/10

Viñeta: Siempre, en mi corazon.


Despertó la mañana siguiente con un dolor en la espalda y con los ojos de un matutino color verde ahora de un intenso color rojo carmesí, y con una resaca de los mil demonios. Hizo a un lado su manta y se levanto sin importarle al chico que tenía a su lado y que la había acompañado la noche anterior. Se levanto y empezó a buscar la ropa que se encontrara por el piso, se vistió mientras intentaba recordar que había ocurrido la noche anterior, que entre beso y copa, había terminado aquí, pero eso no importaba ya.

Se coloco su ropa y salió por la puerta con un simple ADIOS pronunciado cerca del oído de aquel chico rubio, y que ella por más que lo intentara no recordaba su nombre y no le dirigió ni una mirada después de su simple despedida al, “sin nombre”. Salió del departamento y se fue directamente a su casa, aunque también había considerado la loca idea de volver con aquel hombre, pero la razón le gano, a lo que fuera que le decía dentro de ella aquella locura.

Camino por las calles arrastrando los pies hasta que llego a su casa y se tiro en la cama inmediatamente, pronto reviso el teléfono de su casa esperando alguna llamada preocupada de su madre, o alguna cosa parecida a ella, su hermana tal vez, pero nunca espero lo que oyó a continuación cuando reviso el único mensaje de su contestadora.

-Hola. . . – dijo la voz al otro lado, luego un silencio que ella aprovecho para intentar identificar su voz – Yo. . . Hola. – dijo nuevamente aquella voz tan suave que aunque ella lo intentara no podía recordar el propietario de ella. – Lo más probable es que no te acuerdes de mi. . . – dijo la voz a través del mensaje - ¿O no? – Dijo la voz con tono sarcástico “GUAO”; pensó la chica, “me conoce” – Bueno, tal vez yo no signifique mucho para ti en este momento, y lo sé, sonara patético este. . . ¿Mensaje? Pero no tengo mucho que perder, total, ni siquiera sabes quién soy – rio la voz con una risa apagada y triste. – Bueno, tu alguna vez significaste el mundo para mí, y creí que yo significaba lo mismo para ti. . . No sé si me equivoque. ¿Lo hice? – rio suavemente – ¿A quién le estoy preguntando eso? Lo más probable es que no sepas quien es, y que hallas borrado este mensaje sin darle la mínima de importancia, lo entiendo si fue así, si no, bueno, gracias por escucharme. – Hubo una breve pausa, como si buscara las palabras – Eras todo para mí, y si, cometí un GRAVE error, no demostrar lo que significabas e intentar. . . no lo sé. No tengo excusa. . . y no hice esto para que me perdonaras, ni nada de eso, lo hago, o lo hice, o como sea, para poder decirte que. . . te equivocaste completamente – “¿Qué? ¿Quién es este?” se preguntaba la chica mientras quería colgar el teléfono, pero acercándose como si el mensaje o la persona la estuviera viendo dijo: - No, no me cuelgues, lo que queda no es mucho, simplemente deja que terminen los pocos segundos que quedan, luego lo olvidaras y seguirás con tu vida ¿Tanto te cuesta? Solo es un pequeño recuerdo que intenta que en tu mente sea. . . algo más feliz – ella lo pensó un minuto y aparto su mano pálida del aparato. – Si, si te lo preguntas, te conozco TANTO como tú a mí, claro, aunque no me recuerdas, creo que al decidir sacarme de tu vida decidiste al igual sacar todos tus recuerdos. . . de mí. – Susurro la voz – Lo sé, parezco un psicópata, pero, te lo tenía que decir de algún modo aunque no supieras quien fuera yo, recuerdo que tu amabas los misterios, y los amigos secretos, todos esos jueguitos en los que no sabias quien era el que te regalaba en las navidades y fiestas. . . – Ella se quedo muda del asombro, era cierto – Recuerdo las hermosas tardes en las que nos divertíamos, riendo y bailando, o hasta cantando, aunque los dos lo odiáramos con el alma – rio él, ¿Cantar? ¿Yo? La chica tenía una mirada llena de confusión – Aunque también existían los momentos malos, las peleas por todo, y bueno, los celos, claro está. . . pero, aun así, yo apostaría a decir que era mágico todos los momentos que pasáramos juntos, yo moría por tu sonrisa y siempre te deseaba junto a mí, aunque, bueno. . . el destino, no lo quería. No tengo mucho tiempo, ya que te debo estar aburriendo, o hasta asustando, y ese no es el motivo de mi mensaje, el motivo es decirte algo que por más que tú me lo dijeras nunca pude regresártelo, ya que, no sabía si lo sentía o no, creo que ya algo te debe de estar viniendo a tu mente. . . Bueno, espero que sea así, aunque, si no lo haces, supongo que es mejor así – dijo la voz con tono nostálgico y lloroso. – Bueno, volviendo al tema del mensaje, solo que no se si quiera volver a él, no quiero ser un motivo de ningún dolor tuyo, ya es demasiado lo que te he hecho, - la chica al parecer se le estaba aclarando la mente – Solo quería decirte que no, te equivocaste, ¿Recuerdas la llamada que me hiciste antes de. . . irte? Las palabras que utilizaste fueron algo que, al principio pensé que era así, pero luego. . . después de un tiempo de repetir y repetir esa frase en mi mente, en mi subconsciente, me di cuenta de que no podrían estar más equivocadas. “Acéptalo, nunca me amaste ¿Cuál sería la diferencia entre que me fuera para algún lado, o incluso muriera a estar a tu lado? A ti nunca te importo, o tal vez si, al principio del tiempo, pero después solo fue, para que no terminara mal, supongo o simplemente significaba alguna compañía para ti, en caso tal creo que. . . es mejor que me valla, supongo que todos seremos más felices.” – Cito la voz y hubo una breve pausa como si estuviera controlando la rabia que sentía – Nunca sería así, aunque hubieras borrado cada uno de mis recuerdos. . . Nunca me hubiera dado igual lo que hicieras. Nunca. . . te deje de amar. Tiempo después me di cuenta de lo que significabas para mi, y ahora lo sé, ya es muy tarde para recuperarte, pero solo quería que supieras que Te amo, y que siempre lo hice y siempre lo hare, al darme cuenta de lo que significabas para mí y todo el daño que te hice no pude. . . odiarme más a mí mismo. Y decidí alejarme, dejarte ser feliz. Y si, regrese, porque. . . supongo que soy un egoísta del demonio que solo, intenta. . . no lo sé. Solo. . . solo, quiero decirte. Te amo, siempre lo hice, siempre lo hare, y aunque nunca pude decir estas palabras, siempre lo sentí. Yo. . . no sé que más podría decirte solo. . . Adiós. Espero que, seas feliz, siempre. Te amo.

La voz del mensaje se apago y la chica se quedo quieta en la cama mientras las lágrimas escapaban de sus ojos y se derramaban por sus mejillas, ella no intento detenerlas ¿De qué serviría? La herida había vuelto a abrirse y en ella tenía grabada y siempre seria así el nombre de la persona que tenía esa voz, esa persona que un día significo todo para ella, y que aun en este momento, lo significaba todo, y que aunque lo intentara todo nunca se iría de su mente y de su corazón.



*Holi, bueno señoriitas no tengo capiitulo de mi otra miitad, creo que publicare mañana xdd Hahahahahaa besiitos; y diganme que piensaan es mi primera viñeta u__u Graciias *---* (L)

1 comentario:

Liz dijo...

mivida!
me gusto :)
tienes razon, esta triste
espero que publiques pronto
te quiero, mi querida
bye! ♥